Nos preocupa tu privacidad En pisos.com utilizamos cookies propias y de terceros para dar un servicio satisfactorio mediante cookies técnicas, de personalización y para fines analíticos. pulsa AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookis pulsando el botón "aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando
Aceptar Configurar

Brecha entre el Precio que quieren propietarios frente a lo que pagan los Compradores

VIP HOUSE

La brecha entre vendedores y compradores aumentó en 2020. Según el último informe de oferta y demanda del portal inmobiliario pisos.com, en 2020 los vendedores ofrecían un piso tipo por un precio medio de 137.520 euros, mientras que los compradores contaban con un presupuesto de 97.500 euros. La diferencia fue de 40.020 euros, es decir, 640 euros más que el año anterior.

La distancia entre ambas partes se ha incrementado debido, sobre todo, a que lo que el futuro propietario está dispuesto a pagar no ha variado de un año a otro. Por otro lado, la oferta se ha encarecido ligeramente. En este sentido, si la brecha entre el precio del vendedor y el del comprador fue del 40% en 2019, en 2020 alcanzó el 41%. Se trata del tercer porcentaje más alto desde que pisos.com comenzó a realizar esta comparativa después de que en 2009 marcara un 55% y en 2010, un 47%.

Para Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, «la nueva normalidad ha permitido que el mercado inmobiliario retome su dinámica, pero la destrucción del empleo y la cautela de la demanda han impedido que se vuelva a cifras precrisis». El portavoz de pisos.com señala que «los recortes en el precio de la vivienda se están absorbiendo poco a poco, sobre todo, porque existe un colchón de ayudas gubernamentales importante que se ampliará gracias a los fondos europeos. Este apoyo permitirá mitigar males mayores, por eso la distancia que existe en estos momentos entre los precios de mercado y lo que se está dispuesto a pagar por ser propietario apenas ha variado». En cualquier caso, Font avisa de que «la confianza de la demanda, muy dañada por la pandemia, será la que marque el ritmo».

Dos autonomías redujeron su presupuesto de partida a la hora de buscar una casa en venta (Madrid y Navarra) y otras dos lo subieron (Baleares y La Rioja). El precio de salida más elevado lo arrojó el País Vasco con 247.500 euros de media. En el lado inverso, Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura y Murcia buscaron pisos por 67.500 euros de media. Las autonomías donde oferta y demanda estuvieron más cerca fueron Navarra (-4%), País Vasco (0%) y Castilla-La Mancha (5%). Los mayores desajustes se dieron en Canarias (63%), Asturias (54%), Madrid (51%) y Comunidad Valenciana (51%).

La cantidad de dinero que estuvo dispuesta a invertir la demanda bajó en ocho provincias y subió en cuatro. Los guipuzcoanos fueron quienes partieron de una cantidad más alta con 277.500 euros de media, seguidos de vizcaínos (217.500 euros), baleares (172.500 euros) y alaveses (157.500 euros). En un total de 28 provincias, los clientes buscaron vivienda por el mínimo precio registrado, unos 67.500 euros. Por otro lado, la demanda superó a la oferta en dos provincias: Navarra (-4%) y Vizcaya (-1%). Hubo seis provincias por encima del 60%: La Coruña (61%), Santa Cruz de Tenerife (61%), Sevilla (62%), Cádiz (65%) y Las Palmas (65%). Por su parte, Alicante lideró la clasificación con un 77%.

Por otro lado, nueve capitales bajaron su presupuesto, mientras que seis lo subieron. Los donostiarras estuvieron dispuestos a desembolsar 292.500 euros de media, la cantidad más alta. En Bilbao (247.500 euros), Barcelona (217.500 euros), Madrid (187.500 euros) y Vitoria (157.500 euros) se encontraron los compradores dispuestos a pagar más de 150.000 euros por convertirse en propietarios. Se registraron un total de ocho capitales donde la demanda manejó una cantidad de salida superior a 100.000 euros. El límite más bajo registrado, 67.500 euros de media, fue la tónica en 14 capitales. No hubo capitales donde la demanda estuviera por encima de la oferta. Las capitales que arrojaron las brechas más altas fueron Las Palmas de Gran Canaria (77%), Alicante (73%) y Madrid (72%).